Diversia

Hay un tiempo para llorar, un tiempo para amar, un tiempo para reír y también para soñar, un tiempo para luchar y un tiempo para detenerse y mirar alrededor.

El mundo cambia, evoluciona constantemente y nuestras estructuras sociales deben adaptarse o extinguirse para dar paso algo nuevo.

La diversidad es la clave de la evolución. Mientras las barreras se mantengan nos seguiremos debilitando como especie. Cuando la sociedad acepte lo diferente, abrace lo nuevo, lo raro, lo extraño, lo chocante, lo peculiar, lo singular, lo marginal, daremos cabida a un montón de pequeños detalles que abrirán nuevas puertas, nuevas opciones hacia un futuro más prometedor.